Hernia discal: Síntomas y causas

Una hernia discal (HD) es un trastorno común de la columna vertebral. Es una de las enfermedades más comunes que producen dolor lumbar y/o dolor de piernas en adultos.

Otros nombres utilizados para describir este tipo de patología son: prolapso discal, hernia discal o hernia de disco vertebral, hernia del núcleo pulposo y protrusión discal.

Tabla de contenido

Es una condición que afecta a la columna vertebral en la que un desgarro en el anillo fibroso exterior del disco IV permite que la parte central blanda sobresalga más allá del anillo exterior dañado. Esta afección se produce cuando el centro blando del disco vertebral empuja al disco a través de una grieta en la carcasa exterior más dura. Rara vez se produce en niños, y es más frecuente en adultos jóvenes y de mediana edad. Una hernia puede desarrollarse de forma repentina, o gradualmente a lo largo de semanas o meses.

Un disco herniado, que puede producirse en cualquier parte de la columna vertebral, puede irritar un nervio cercano. Dependiendo de dónde se encuentre la hernia discal, puede provocar dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna.

Muchas personas no presentan síntomas a causa de una hernia discal. Es posible que no sepa que la tiene a menos que aparezca en una imagen de la columna vertebral. La cirugía no suele ser necesaria para resolver el problema.

Síntomas hernia discal

La mayoría de las hernias discales se producen en la zona lumbar, aunque también pueden producirse en el cuello. Los signos y síntomas dependen de dónde esté situado el disco y de si éste presiona un nervio. Suelen afectar a un lado del cuerpo.

Causas de la hernia discal

Las causas más comunes de la hernia discal son:

Hernia discal

Epidemiología

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir una hernia discal son:

Complicaciones

Justo por encima de la cintura termina la médula espinal. Lo que continúa por el canal espinal es un grupo de largas raíces nerviosas que se asemejan a la cola de un caballo (cauda equina).

En raras ocasiones, la hernia de disco puede comprimir todo el canal espinal, incluidos todos los nervios de la cauda equina. En raras ocasiones, puede ser necesaria una intervención quirúrgica de urgencia para evitar una debilidad o parálisis permanente.

Busca atención médica de emergencia si tienes:

Prevención

Para ayudar a prevenir una hernia discal, haz lo siguiente:

Las protuberancias y hernias discales suelen diagnosticarse mediante una combinación de varios métodos. Un examen físico, junto con un historial completo del problema, suele conducir a pruebas como una resonancia magnética, una radiografía, una tomografía computarizada o un electromiograma (EMG). A partir de ahí, tu médico trabajará contigo para encontrar el mejor tratamiento

¿Cómo puede ayudar la quiropráctica con las lesiones de disco?

La quiropráctica es el método de tratamiento preferido por muchos pacientes con discos protuberantes y herniados porque no es invasiva y no implica medicamentos ni inyecciones. Una vez que tengas tu diagnóstico, tú y tu quiropráctico podéis trabajar juntos para encontrar la mejor manera de tratar tu condición.

Tu quiropráctico querrá verificar tu diagnóstico, por lo que puedes pasar por preguntas sobre tu historial médico, un examen físico y pruebas que implican la función nerviosa, los reflejos y el tono muscular. Tu quiropráctico también puede solicitar una resonancia magnética o una radiografía, así como otras pruebas diagnósticas, con el fin de obtener una mejor imagen de lo que está sucediendo.

Atención quiropráctica

Una de las características más populares de la atención quiropráctica es el enfoque de todo el cuerpo para el bienestar. Tu quiropráctico examinará toda tu columna vertebral, no sólo la zona que te duele. Tratará toda tu columna vertebral y te proporcionará indicaciones para tu propio cuidado, ejercicio y recomendaciones nutricionales para que puedas seguir progresando y vivir sin dolor. Tu dolor y los problemas de la columna vertebral podrían ser el resultado de una mala alineación de la columna, por lo que tu quiropráctico buscará llegar a la raíz del problema y tratar toda tu columna para que tengas menos dolor, tu columna se cure y tengas una mejor movilidad.

A través de ajustes quiroprácticos enfocados, tu quiropráctico utilizará suavemente técnicas de baja fuerza para aliviar los síntomas dolorosos manipulando tu columna vertebral alrededor y en el disco que está protuberante o herniado. El uso de máquinas de tracción cervical o lumbar puede ayudar a abrir las articulaciones de la columna vertebral para aliviar la presión del disco y permitir que la protuberancia y la hernia se reabsorban hasta donde necesitan estar.

El tratamiento quiropráctico para los discos protuberantes o herniados es seguro, eficaz y duradero.

 

Si tienes dolor de espalda por un problema de disco, te debes a ti mismo buscar atención quiropráctica de calidad para que puedas disfrutar de menos dolor, mejor movilidad y calidad de vida.

Usamos cookies en nuestro sitio web para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Al hacer clic en aceptar nos permites el uso de nuestras cookies
Hernia discal

Oferta 1ª visita

50% de descuento